prestamos para empresas

Préstamos y financiación para empresas

Tienes una gran idea y el plan de negocio perfecto. Ahora solo tienes que asegurarte de que tu empresa cuenta con el capital suficiente para despegar. Para esto vamos a explicarte un poco más sobre como conseguir préstamos para empresas.

¿Qué son los préstamos para empresas?

Los préstamos para empresas son la savia de tu negocio. Sin este tipo de ayudas para abrir un negocio, tendrías que esperar a que los clientes pagaran para poder cumplir con tus pedidos o encargos.

Los préstamos para empresas vienen en muchas formas y tamaños; aquí te ponemos dos tipos de uso de un préstamo en un negocio:

  • Uso cómo capital inicial: Es cuando una empresa necesita liquidez (dinero en efectivo) de inmediato. Esto puede incluir la puesta en marcha de una nueva empresa o la compra de equipos, inventario o bienes inmuebles sin tener suficientes activos como garantía.
  • Uso cómo capital de crecimiento: Cuando las empresas existentes necesitan más efectivo del que tienen actualmente porque han alcanzado los límites de capacidad de sus líneas de crédito actuales, o consideran que los tipos de interés son bajos para lo que necesitan en ese momento. A veces se denomina financiación «puente» hasta que llega otra forma de financiación.

Visita nuestro buscador de ayudas y subvenciones para encontrar ayudas que puedan encajar con tu empresa

¿Qué necesita una empresa para solicitar un préstamo?

Para solicitar un préstamo para empresas, es necesario tener bastantes cosas en cuenta. Pero lo mínimo que nos requerirán es lo siguiente:

  • Un plan de negocio. Esto ayuda a los prestamistas a determinar si pueden o no prestarle dinero a tu empresa. Un buen plan de negocio mostrará cómo utilizarás el dinero y cómo beneficiará a tu empresa.
  • Estados financieros. Los prestamistas quieren ver que tu empresa ha sido rentable en los últimos años o meses y que está en vías de ganar más dinero en el futuro. También debes incluir detalles sobre cualquier otro activo (como bienes inmuebles) que pueda ser pignorado como garantía del préstamo.
  • Informe/puntuación crediticia de la empresa e informe/puntuación crediticia personal. Los prestamistas utilizan las puntuaciones de crédito como indicación de la probabilidad de que los deudores paguen sus deudas a tiempo y en su totalidad, y del tipo de interés que podrían negociar con los bancos u otras instituciones financieras al solicitar préstamos o líneas de crédito.

Tipos de préstamos para empresas

Hay varios tipos de préstamos para empresas entre los que elegir. 

Estas son las opciones más comunes:

  • Préstamo comercial sin garantía. Se trata de un préstamo que no está asegurado por una garantía, por lo que es más arriesgado para el prestamista y suele conllevar tipos de interés y comisiones más elevados.
  • Préstamo comercial garantizado. Este tipo de préstamo comercial está respaldado por un activo propiedad de tu empresa o alquilado por ella, como el inventario o el equipo utilizado en sus operaciones. Cuando se solicita este tipo de préstamo, los prestamistas esperan algún tipo de garantía sobre su inversión (por ejemplo, acciones pignoradas, inmuebles,…).
  • Línea de crédito comercial. Una línea de crédito da acceso a fondos de los que puedes disponer a lo largo del tiempo en función de las necesidades de la empresa, en lugar de hacerlo en una sola vez. Esta configuración facilita la devolución de lo que se pide prestado cada mes sin tener que preocuparse de hacer grandes pagos por adelantado en el momento del cierre.

¿Cómo conseguir préstamos para empresas?

Si estás buscando un préstamo para tu empresa, deberías empezar por ponerte en contacto con un gestor de préstamos de tu banco o cooperativa de crédito local.

Si has establecido una buena relación con el agente de préstamos para empresas y crees que podrá proporcionarte ayuda financiera, entonces es el momento de dar el segundo paso: el proceso de solicitud propiamente dicho.

Hay varias formas de solicitar un préstamo para empresas: en línea, por correo, por teléfono o en persona con un formulario de solicitud rellenado físicamente.

Las opciones tienen sus pros y sus contras y no hay una forma correcta o incorrecta de solicitar una. En otras palabras, si un método no funciona por la razón que sea (por ejemplo, falta de tiempo), no te desanimes; ¡intenta otro!

Aunque el más recomendado es el trato personal sin duda, donde poder establecer una relación de confianza con la entidad que nos va a prestar el dinero.

¿Qué cantidades puede pedir una empresa y cómo justificarlas?

La cantidad que puedes pedir dependerá del tamaño de su empresa, de las garantías que tenga y de su historial crediticio. 

Si estás empezando una nueva empresa y no tienes ninguna garantía, los prestamistas se fijarán en otros factores como tu puntuación de crédito, el plan de negocio y el crecimiento del sector para determinar si creen que merece la pena invertir en ella. 

Los importes pueden oscilar entre unos pocos miles y cientos de miles de euros, pero no te preocupes por eso; el primer paso siempre es averiguar qué tipo de préstamo es el adecuado para ti antes de pedir el dinero ya que lo importante es que puedas conseguirlo.

La “letra pequeña” en los préstamos para las empresas

Este es uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta cuando vamos a pedir un préstamo para empresas. 

Estos puntos son algunos de los que debes ver en detalle:

  • Un préstamo comercial es un préstamo que una empresa obtiene de un banco u otra institución financiera. Suele utilizarse para financiar un nuevo negocio o la expansión de una empresa, con lo que debe estar justificado.
  • Los préstamos comerciales pueden ser de tipo fijo o variable, según las condiciones del contrato.
  • Los préstamos comerciales también tienen una tasa de porcentaje anual (TAE), que habrá que tener en cuenta al solicitar uno de estos tipos de financiación. El TAE representa el coste total del préstamo a lo largo de su vida, que incluirá los intereses y las comisiones asociadas a la obtención y el pago de este tipo de financiación.
  • Tiempo de reembolso: Asegúrate de saber cuánto tiempo te llevará devolver tu préstamo comercial para que no suponga una carga para tu presupuesto o situación financiera más adelante. 
  • Vinculaciones con otros productos: A veces nos exigirán la contratación de otros productos o abrir una cuenta.
  • Avales o garantía: El tipo de aval solicitado es también a tener en cuenta y lo que pasa con él si no se puede asumir la deuda.
  • Comisiones de apertura y de cancelación: Es importante porque aquí es donde a veces pagamos grandes sumas de dinero.

Una preparación cuidadosa puede marcar la diferencia a la hora de obtener un préstamo para empresas.

La conclusión es que una preparación cuidadosa puede marcar la diferencia a la hora de obtener un préstamo para pequeñas empresas.

  • Prepara tu plan de negocio antes de solicitarlo.
  • Conoce cuánto necesitas para obtener el préstamo.
  • Explica para qué vas a utilizar el préstamo y por qué lo necesitas ahora.
  • Conoce qué documentos e información te exigirán los prestamistas para aprobar la solicitud de préstamo.

Los préstamos para empresas son la forma más popular de financiar una empresa. Esperamos que ahora tengas un poco más claro los puntos clave a la hora de solicitarlos.

Comparte:

Todas las ayudas que buscas están aquí