¿Qué son los Fondos Next Generation de la UE?

Se trata de un Fondo de Recuperación Europeo aprobado por la UE ante la magnitud de la crisis económica derivada de la Covid-19. Este pretende marcar el camino de la recuperación enfocándose en un futuro digital y sostenible.

En este sentido, su finalidad es la financiación de proyectos en la sintonía de la transformación digital, la reindustrialización y el pacto verde por las energías limpias.

España: el mayor segundo beneficiario

De los 750.000 millones de euros de mencionada ayuda, unos 310.000 están destinados a Italia y España. En este sentido, España se posiciona como el segundo mayor beneficiario con 72.700 millones en subvenciones y 67.300 en préstamos. 

Así, el fondo supone una inyección total de 140.000 millones de euros. Una dotación económica que se corresponde con el 11% del PIB. El objetivo no es otro que dar un impulso modernizador al país y reanimar los motores de su economía. 

Tipos de ayudas Fondos Next Generation

Es importante tener en cuenta que no se trata de un cheque para gastar a nuestro antojo según convenga, sino que la UE ha establecido estrictos criterios tanto a nivel de los planes como en los ejes a invertir. 
En este sentido, los proyectos que aspiren a recibir la inversión europea tendrán que pivotar sobre alguno de los cuatro ejes fijados en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Economía Española y, al mismo tiempo, estar alineados con el mandato y condicionalidad de la Comisión Europea. Es decir, con la transformación digital, transición ecológica, igualdad y cohesión social y territorial.

Ayudas para promover la transformación digital

En el campo de la revolución digital, las ayudas están enfocadas fundamentalmente a:

  • Mejorar la conectividad.
  • Impulsar el comercio electrónico (en las PYMEs fundamentalmente).
  • Promover un uso eficiente y responsable de los datos como motor de innovación.
  • Digitalización de cara al medio ambiente y el transporte.
  • Digitalización en los sectores agroalimentario y sanitario.

Junto a lo anterior, estaría la elaboración de un plan de acción enfocado en mejorar la conectividad de los centros educativos y una nueva estrategia de ciberseguridad pensada para impulsar el conocimiento, la cooperación y la capacidad a nivel de la UE para mantener la seguridad de su infraestructura digital.

Ayudas para impulsar la competitividad industrial

En el área de la apoyo a la industrialización, la Unión Europea define seis claras líneas de acción. Vinculadas, sobre todo, a la automoción, salud, energía,  y tecnología. 

Así, los ejes estratégicos deberían centrarse en:

  1. Ciberseguridad.
  2. Internet de las Cosas.
  3. Creación de un espacio europeo de datos sobre la salud. 
  4. Tecnología del hidrógeno.
  5. Industria con bajos niveles de CO2 .
  6. Vehículos conectados y autónomos.

Ayudas para fomentar el Pacto Verde

Nacen con el fin de alcanzar la neutralidad climática. Aquí encajarían propuestas vinculadas con las energías renovables, la reducción de la contaminación o medidas encaminadas a conseguir una cadena de producción más sana y sostenible.

Igualmente se podrían aprovechar los Fondos de la UE para proyectos de economía circular o para los vinculados con la gestión de residuos, incluso con el impulso a la movilidad sostenible.

¿Quién se puede beneficiar de este plan?

Lo cierto es que no existen restricciones de cara a los sectores que pueden optar al fondo. Así, independientemente de la organización, los proyectos que puedan encajar en los ejes estratégicos mencionados serán positivamente valorados. 

Pese a ello, es verdad que los sectores más golpeados por la crisis del coronavirus serán más susceptibles de generar propuestas adaptables a los criterios establecidos. Hablamos, por ejemplo, de turismo, sanidad, transporte o industria. 

Una colaboración público-privada de cara a crear empleo, también podría aumentar las posibilidades de recibir el impulso económico para sacar adelante grandes proyectos.

Proyectos interesantes para las empresas

En desarrollado contexto hay una serie de proyectos interesantes para las empresas que tienen opciones de acceder a los fondos. 

Proyectos vinculados con la digitalización

Para acceder al fondo, desarrollar proyectos que incorporen la digitalización del negocio es una opción llamativa. En este sentido, la Comisión Europea lo plantea como un eje fundamental debido a que, indudablemente, se traduce en una mejora de la competitividad.

Proyectos vinculados con la sostenibilidad

Otra alternativa interesante es la elaboración de un plan vinculado con la sostenibilidad. Los fondos destinados a estos proyectos responden no tanto a la competitividad como a: 

  • La creciente importancia del ámbito de la sostenibilidad motivada por la presión social
  • La nueva fiscalidad a aplicar por los países miembros como la propia Unión Europea supone una fiscalidad desventajosa para quienes no contribuyan a la transición verde.
  • Apostar por la sostenibilidad supone grandes esfuerzos económicos y operacionales, lo que no se traduce en un retorno en el corto plazo.

Proyectos vinculados con la recuperación del medio rural

Los planes para reactivar la España vacía suponen otra de las grandes opciones. Aquí, proyectos destinados a la mejora de infraestructuras, a fomentar la recuperación de la vida rural y a crear modelos productivos descentralizados y más flexibles resultaría ideales. Con ello se favorecería la igualdad de oportunidades laborales y la distribución de la riqueza.

Cómo elaborar un plan para acceder al fondo europeo

Para ser aceptado, el proyecto ha de cumplir con las directrices marcadas por la Unión Europea. Aquí, lo que más van a valorar va a ser la aportación de cada proyecto a los mencionados ejes estratégicos.

En cuanto a los fondos, su adjudicación dependerá de las administraciones central, autonómica y local. Estas coordinarán los procesos de identificación, selección y dotación de ayudas. Por ello, es preferible concebir cada proyecto transformador desde un punto de vista europeo, a la vez que institucional. 

Riesgos de los fondos Next Generation

A pesar de las aparentes ventajas que puede traer un fondo como este, existen algunos riesgos, entre ellos un posible sobre-endeudamiento y la desigualdad en cuanto a los receptores del fondo.

En línea con lo anterior, podríamos esperar una nueva ola de reformas estructurales y recortes en gastos públicos. Además, hasta ahora, en general las propuestas responden a grandes proyectos, empresas e inversiones. De modo que los que más han sufrido la crisis todavía no parecen estar tan involucrados.

La falta de proyectos hace que millones de euros no sean utilizados

Pese a la noticia, la ejecución de los fondos de la UE para la reconstrucción económica tras la crisis preocupa a las administraciones receptoras. Y es que, la ejecución de los proyectos que puedan financiarse con fondos europeos suponen un gran desafío por los problemas de la administración para ejecutarlos. Mucho dinero y poco tiempo

El 70% del fondo Next Generation deberá asignarse a proyectos concretos entre 2021 y 2022, mientras que el resto en 2023. La imposibilidad de llevarlo a cabo se traduciría en una gran pérdida de dinero, como ya ha ocurrido con otros fondos.

Con todo, no se trata de una oportunidad tan sencilla por lo que, si estás interesado, el asesoramiento puede ser un elemento clave para diseñar tu propuesta.