Cómo llevar la contabilidad de tu hogar sin errores

By 21/10/2020Recursos

La contabilidad es una herramienta valiosa que contribuye a estabilizar la economía del hogar. Además, permite obtener información de cómo se comportan los ingresos y egresos de la familia, e ir corrigiendo de manera paulatina. La única diferencia de la contabilidad doméstica a la contabilidad empresarial, es el flujo de transacciones

Una de las ventajas, de llevar un registro contable en el hogar, es el logro del seguimiento objetivo de los gastos. Además que, en el entorno familiar, se puede generar estrategias de ahorro que permita generar una perspectiva amplia de cómo mejorar los ingresos o consolidar un sistema de ahorro que permita alcanzar metas a mediano o largo plazo. 

Cómo llevar la contabilidad del hogar

Lo determinante es intentar llevar la contabilidad del hogar, sin cometer errores que pudiesen repercutir negativamente en la economía familiar. Los errores típicos, se especifican a partir del olvido al anotar las transacciones cuando ocurren y no un tiempo después. Veamos algunas estrategias para llevar la contabilidad familiar, evitando los errores.

Conocer los elementos básicos de la contabilidad

Para llevar la contabilidad del hogar, no es necesario tener conocimientos profundos de la materia, pero sí es fundamental, tener conocimientos básicos generales. Los cinco elementos fundamentales de la contabilidad, son: activo, pasivo, capital o patrimonio, gastos e ingresos. Los dos últimos son los pilares fundamentales de esta materia en el ámbito del hogar. 

Los elementos básicos mencionados, constituyen la plantilla de datos e información importante que pasa por un proceso de definición, reconocimiento, además de la medición y resultados. La finalidad es reflejar toda esa información de manera lógica y organizada en estados financieros. 

Una vez se conozca y se reconozcan las funciones de cada una de las partidas y cuentas, será más fácil asentar los datos de las transacciones familiares diarias. En la contabilidad del hogar, las partidas más utilizadas son las de ingresos, egresos y capital o patrimonio. 

Ingresos, egresos y el presupuesto

El presupuesto es la deducción anticipada de los ingresos y egresos. En la contabilidad empresarial, se calcula hasta con un año de anticipación. En la contabilidad del hogar, el presupuesto surge de la misma fórmula y suele reemplazar la partida del capital o patrimonio. 

En la contabilidad del hogar existen muchas libertades a la hora de hacer los apuntes contables en el libro diario, sin embargo, alejarse de los elementos básicos, podría constituir un error. Mientras más esquemático se desarrolle el registro en la partida simple, habrá una lectura de datos más amigable.  

A la partida simple, se le denomina libro de caja o contabilidad de ingresos y egresos. El mecanismo consiste en hacer el registro de las entradas y salidas de dinero, calculando al final del día, el saldo final o total. 

La clave del éxito de la contabilidad familiar, está en identificar y controlar los gastos. Existen gastos fijos, que tienen que ver con el pago de los servicios básicos, transporte, alquiler o condominio, alimentación, educación, salud, entre otros. Están los gastos extras, relacionados con averías y reparaciones. 

Existen egresos en la contabilidad del hogar que representan salidas monetarias importantes. Por ejemplo, gastos de ocio y cultura, que no representan una inversión y que restan dinero en el saldo disponible. Además, están también los proyectos a mediano o largo plazo que pueden identificarse como ahorro o un registro nuevo que indique que se está ahorrando con un fin. 

Un gasto fijo, y que resulta el más asiduo de todos, son los impuestos. Si varias personas de hogar requieren pagar impuestos, la contabilidad doméstica lo registra con un gasto fijo. En estos casos, resulta fundamental que la persona que se encargue, adquiera conocimientos fiscales y contables básicos.

Un curso de contabilidad, es fundamental, al igual que un curso de fiscalidad, ya que de esta manera, la persona puede desenvolverse mejor en la gestión de las cuentas, trámites y pagos, ante el fisco y autoridades.

Buscar un soporte donde hacer la contabilidad

Cuando se decide llevar a cabo la contabilidad del hogar, en lo primero que hay que pensar es en qué lugar se va a plasmar toda esa información. Aunque en los últimos años, el mundo ha experimentado una evolución significativa de la tecnología, hay quienes todavía prefieren el soporte físico del libro. Otros por el contrario, prefieren una hoja de Excel o alguna app que le simplifique la tarea. 

La herramienta más popular para llevar a cabo la contabilidad del hogar, ha sido Excel, es sencilla, accesible, se puede elaborar presupuestos y mantener vigilados los gastos, sin embargo funciona de forma manual. En cambio, ya existen aplicaciones móviles que sincronizan con las cuentas bancarias, engloban los gastos por categoría y alertan sobre situaciones de riesgo. 

La importancia del presupuesto familiar

Los presupuestos, sean familiares o no, responden a metas importantes. El objetivo de llevar a cabo una contabilidad doméstica, es mejorar la situación financiera y lograr consolidar un nivel de ahorro considerable. Hasta ahora se ha señalado que la mejor manera de ahorrar es, enfocando una meta importante, como por ejemplo, la compra de un inmueble.

Para la compra de un inmueble de manera segura, lo ideal es contratar la asesoría de abogados inmobiliarios, lo que requiere un ahorro aún mayor. Para lograr lo descrito, es fundamental conocer la capacidad de ahorro (ingresos menos egresos). Cuando se determina que no se está ahorrando lo suficiente se reducen gastos o se diversifican las fuentes de ingreso.

Para algunos especialistas, lo ideal es que los gastos no superen en un 70% a los ingresos. La reducción de gastos es indispensable, cuando los gastos tienden a igualarse con los ingresos. Hay gastos fijos obligatorios que se deben determinar intocables, es el caso del alquiler, por ejemplo. Las deducciones pueden hacerse entre los gastos variables y discrecionales. 

En la contabilidad del hogar, el diseño de los primeros presupuestos, suelen fallar, porque la economía familiar es cambiante. No es conveniente, en un principio, fijarse un presupuesto a largo plazo, lo ideal es actualizar el presupuesto cada mes.

Leave a Reply