Ayudas desempleados sin cargas familiares

Ayudas desempleados sin paro y sin cargas familiares

Uno de los puntos tenidos en cuenta al otorgarse una ayuda es la unidad de convivencia familiar y las personas o cargas familiares que soporta el solicitante.

Pero, ¿y si no pesa ninguna carga sobre el mismo? Cualquier persona en situación de desempleo debe poder optar a recibir un subsidio tenga o no cargas familiares, pero ¿Qué ayudas a desempleados sin cargas familiares existen?

El colectivo de los desempleados sin familiares a cargo

Que el desempleo en la actualidad es un problema importante es más que evidente. Pero el problema se agrava con el paso del tiempo. A medida que avanza el tiempo en desempleo es más difícil encontrar un puesto de trabajo.

Por ello a través del SEPE y otros organismos se ponen en marcha ayudas a parados de larga duración con el fin de hacer más llevadero el proceso de búsqueda de empleo.

En este punto es importante señalar que de manera habitual, para poder acceder a esas ayudas más específicas, se suele tomar como referencia en varias ocasiones la unidad de convivencia. Como es el caso de la ayuda familiar de 463€.

Esto significa que no sólo se analiza la situación únicamente de la persona, sino también del entorno familiar en el que vive.

Si cuenta con personas a su cargo, existen más opciones. En cambio, si la persona no tiene hijos o ascendientes de los que hacerse responsable, las ayudas son más limitadas.

Veamos qué ayudas a desempleados sin cargas familiares existen y cómo solicitarlas:

¿Qué se entiende por parado de larga duración?

Primero veamos qué se entiende por parado de larga duración.

Según el SEPE, una persona se considera desempleada de larga duración si está inscrito ininterrumpidamente en la oficina de empleo como demandante de empleo durante 12 o más meses.

Si has trabajado algún día, siempre y cuando no superen los 90 en total durante esos 12 meses, se sigue considerando como parado de larga duración.

Y en concreto, las cargas familiares a las que se refieren significa tener a su cargo a su cónyuge o a algún hijo o hija por naturaleza o adopción que sea menor de 26 años o mayor con discapacidad o persona menor acogida, que no tenga ingresos mensuales superiores al 75 % del salario mínimo interprofesional (SMI) y que la suma de todos los ingresos dividida entre el número de componentes de la unidad familiar, no supere dicha cantidad. 

Así pues, si eres una persona que no tiene a nadie a su cargo y que lleva más de 12 meses desempleado, te interesa este artículo.

Las bonificaciones por la contratación de mayores de 45 años son uno de los incentivos más importantes para la reactivación laboral de este colectivo.

1. Prestación por desempleo

La prestación por desempleo es la primera ayuda a la que nos vamos a referir. De todas maneras, entendemos que si eres parado de larga duración, es más que probable que la hayas agotado.

La prestación por desempleo es la ayuda a la que te puedes acoger si has trabajado y cotizado al menos 360 días dentro de los 6 años anteriores a la situación legal de desempleo.

En el caso de que hayas trabajado menos de 360 días puedes acogerte al subsidio por desempleo.

El subsidio por desempleo

Éste puedes solicitarlo en el plazo máximo de un año desde la fecha del hecho causante, es decir, del último trabajo con contrato.

La cuantía de la prestación por desempleo se calcula en función de las cotizaciones de los trabajos que han generado el derecho.

El subsidio en cambio, la cuantía para el 2022 es de 463,21€, si has trabajando a jornada completa, en el caso de jornadas parciales, se reducirá en función de la jornada.

Y la duración también depende del tiempo trabajado. En el caso de subsidio por desempleo el máximo de tiempo que se puede percibir son 6 meses.

2. Renta activa de inserción (RAI)

Pero existen ayudas después del paro para personas sin cargas familiares.

Por ejemplo, la renta activa de inserción (RAI). 

Es la ayuda que se ofrece una vez se han agotado prestaciones o subsidios.

Para poder acogerte a ella debes:

  • Haber agotado las prestaciones a las que tenías derecho
  • Tener más de 45 años
  • Acreditar ante el servicio público de empleo autonómico de su oficina la realización de, al menos, tres acciones de búsqueda activa de empleo. Estas acciones pueden ser haberte apuntado a una agencia de colocación, haber realizado una entrevista de trabajo, apuntarte en portales de empleo, etc.

Además hay que cumplir una serie de requisitos, como no tener ingresos mensuales propios superiores al 75 % del salario mínimo interprofesional (SMI) o no haber sido beneficiario de la RAI en los 365 días naturales anteriores a la fecha de solicitud de admisión al programa, salvo en el caso de víctimas de violencia de género o víctimas de violencia doméstica y personas con discapacidad.

Esta ayuda se puede cobrar un máximo de 3 veces.

3. Subsidio por desempleo sin cargas familiares

subsidio extraordinario por desempleo sin cargas familiares

Si tienes 55 años o más y has agotado la prestación o subsidio por desempleo, también puedes solicitar un subsidio por desempleo de mayor de 55 años

Para poder optar a él deberás haber cotizado por desempleo un mínimo de 6 años a lo largo de tu vida laboral, estar inscrito como demandante de empleo durante un mes desde que se agote la prestación que estabas percibiendo y no haber rechazado durante ese mes ninguna oferta de colocación adecuada, ni haberse negado a participar en acciones de promoción, formación o reconversión profesional y cumplir el compromiso de actividad.

Este compromiso supone el buscar trabajo de manera activa y acompañado de un tutor.

4. Subsidio para emigrantes retornados

Si has estado trabajando fuera de España y no tienes prestaciones pendientes de cobrar aquí, puedes solicitar el subsidio para emigrantes retornados.

A él tienen derecho las personas españolas emigrantes retornadas de países en los que han trabajado un mínimo de 12 meses.

Estos países deben ser no pertenecientes a la Unión Europea, Espacio Económico Europeo o Suiza. Además también se deberá carecer de rentas, de cualquier naturaleza, superiores al 75% del Salario Mínimo Interprofesional.

5. Otras ayudas para parados sin cargas familiares

También existen ayudas específicas para varios colectivos: personas que han salido de prisión, víctimas de violencia de género, trabajadores por cuenta propia o del campo, e incluso para personas que han mejorado de una incapacidad. Todas ellas dependientes del SEPE.

Os recomendamos revisar su web para conocer en profundidad todas las que hay y requisitos generales. 

No olvidemos también que a nivel autonómico, y fuera del ámbito del servicio público de empleo, es probable que existan ayudas especiales para parados de larga duración sin cargas familiares.

Acércate a tu ayuntamiento o centro cívico para informarte. Se preveía que en 2022 surgieran nuevas ayudas a parados de larga duración sin cargas familiares, pero de momento el Subsidio extraordinario de desempleo (SED) sigue exigiendo responsabilidades familiares para poder optar a él.

Comparte:

Todas las ayudas que buscas están aquí